Chaco, tierra de maestros

La curiosidad tiene el disgusto de lo infinito. La inconformidad suele ser una característica revolucionaria. Naufragando la Ruta 11 nos dirigimos a la Provincia del Chaco, ubicada al noreste de la Argentina. A medida que la camioneta escala la ruta, el calor empieza a tener un papel protagónico y la humedad invade el aire rebelde. Susana, maestra de la escuela 391 de Colonia Elisa nos espera en su pueblo junto a Juan Carlos, maestro rural de la zona.

Las distancias no nos asustan,  después de casi doce horas llegamos con la noche cayendo a este pueblo ubicado 200 kilómetros al oeste de Resistencia, capital del Chaco.
La paz controla el silencio de la madrugada de Colonia Elisa, Susana y Juan Carlos nos esperan sentados en la plaza y, tomando unos mates, nos adentramos  en el monte chaqueño donde visitamos la primera escuela. A medida que la camioneta avanza por los diferentes caminos de tierra más lejos estamos del pueblo. A medida que nos alejamos las necesidades crecen, las estructuras de las escuelitas son cada vez más precarias pero la vocación de los maestros parece crecer y crecer cada vez más.
El tiempo hace que los sentimientos se aplaquen, que la realidad no impacte de igual manera de lo que solía impactar pero hay algo de lo que nunca terminamos de acostumbrarnos. Ese algo, es el amor a la tarea de los maestros, son padres, amigos, médicos, psicólogos, son así los maestros rurales. Son el camino y la certeza de los niños que acuden cada día a sus escuelas.
La realidad te hace echar raíces y esas raíces hacen que uno mantenga los pies sobre la tierra. Son los maestros los verdaderos revolucionarios modernos. Lejos de conformarnos, buscamos la ruta al infinito. No prometemos volver, pero si nos comprometemos a seguir ayudando a muchos Juan Carlos y a muchas Susanas que cada día se levantan para que los niños no sean un verso inconcluso.
Se repartieron 70 pelotas en seis escuelas rurales en los alrededores de Colonia Elisa, provincia del Chaco. Nuestro sueño se mantiene intacto, que nunca falte una pelota.

Agradecemos el apoyo y colaboración de Chevrolet-OneWorldFutbol, Adidas Fund, FC Bola y BA Pole Dance.


Powered by GT