Ruta Brasil 2014

Todos los que impulsamos la Revolución Pelota alguna vez alentamos desde una tribuna, lloramos por una derrota, gritamos un gol o jugamos un partido. Antes que todo, somos hinchas y el fútbol es nuestra pasión.

Por eso, y por lo que representa a nivel deportivo, la Copa del Mundo presentó un desafío doble. Además de alentar al equipo argentino, queríamos articular nuestro trabajo por primera vez en tierras brasileras.

A raíz de eso, luego de impulsar una campaña de donación donde juntamos 45 pelotas, volvimos a cargar la camioneta y arrancamos viaje hacia Río de Janeiro a jugar nuestro mundial.

Luego de 2800 kilómetros recorridos, llegamos hasta el Complexo Alemao, una favela ubicada al norte de Río de Janeiro donde viven más de 110 mil personas. Allí visitamos la cancha donde, entre otros cracks, dio sus primeros pases Adriano.

En un trabajo en equipo con la ONG brasileña Centro de Educación Multicultural (CEM), justo el día previo al debut del seleccionado nacional contra Bosnia en el Maracaná, repartimos las pelotas a más de 50 chicos que participaron del encuentro.


Powered by GT